Tecnología agrícola, clave contra el desperdicio de alimentos

La población española ha reducido el desperdicio de alimentos en un 14% durante los meses de pandemia, y 3 de cada 10 hogares asegura que no tiró comida durante esas semanas, según datos del Ministerio de Agricultura.

La concienciación ciudadana respecto al desperdicio de alimentos y la preservación del medioambiente están creciendo cada vez más. Los ciudadanos no sólo tienen en cuenta sus propios hábitos de consumo en el hogar sino también la procedencia de los alimentos que compran y el compromiso de las marcas que consumen, sabiendo que las soluciones reales vienen de acciones colectivas en las que gobiernos, empresas y consumidores busquen un mismo objetivo sostenible.

La importancia de las empresas en la lucha contra el desperdicio de alimentos

Ya en 2018, el 71% de la industria alimentaria tenía una estrategia definida contra el desperdicio alimentario. A través de estos planes empresariales, el sector no sólo asegura un mayor rendimiento en su producción, sino que mantiene su compromiso fiel y constante de conservación del medioambiente. 

Gracias a estos planes, la industria alimentaria ha reducido año tras año los márgenes de alimentos no aprovechados llegando actualmente a cuotas mínimas de desperdicio. Así, por cada kilo o litro producido se genera un 0,002% de subproducto (producto que aún puede ser aprovechado) y tan sólo un 0,0004% de residuos, convirtiendo casi la totalidad de la producción en producto viable. 

Tecnología agrícola como pieza clave en la lucha contra el desperdicio

Tobarra, 2014

Las principales causas de desperdicio en la industria alimentaria actualmente son la detección de productos que no cumplen con los estándares de calidad de la compañía, las mermas de producto que genera la propia producción y las averías de maquinaria. En estos tres casos, la tecnología alimentaria presenta una solución completa. 

El sector agrícola lleva décadas mejorando sus procesos productivos, innovando en el campo y encontrando nuevas soluciones que garanticen la mayor calidad en los productos hortofrutícolas, conservando el mayor respeto a los cultivos, a los terrenos y al medioambiente

La innovación agraria permite trabajar cada vez con mayor rendimiento en los campos a la vez que disminuye el impacto en el entorno, con cultivos sostenibles que permiten una mayor conservación del suelo, un aprovechamiento del producto casi total y un aumento de la vida útil del producto. Así, no sólo utilizamos mejor nuestros campos, sino que ofrecemos a los consumidores un mejor producto fresco, de mayor calidad, y de mayor durabilidad desde que se recolecta hasta que se consume en el hogar.

En Campo de Lorca (Cricket) tenemos un firme compromiso con la calidad de nuestros cultivos, de nuestra producción y con el respeto al medioambiente. Por eso desde hace años nuestra compañía tiene el sello de desperdicio cero y estamos adheridos al decálogo de buenas prácticas de AECOC, un plan de colaboración entre empresas de toda la industria alimentaria con el compromiso común de reducir al máximo los desperdicios generados y optimizar el aprovechamiento del excedente. Paralelamente, colaboramos con entidades sin ánimo de lucro como Cáritas, la Fundación Jesús Abandonado o Cruz Roja, donando productos frescos a sus bancos de alimentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *